cuenta corriente...si te importa TU Cuenta Corriente "

Comparto contigo, mi experiencia personal: Unas cuantas ideas, o formas de proceder, para que mantengas una cuenta corriente correctamente manejada. "La cuenta corriente debe significar un mecanismo de ayuda al cliente por las ventajas que ofrece, y no constituir un dolor de cabeza por los problemas que le puede acarrear el descuidarse de ella"

  • Trata de abrir tu cuenta corriente en una oficina bancaria que se encuentre cerca a donde realizas tu actividad diaria, pues te resultará cómodo acudir a ella para cualquier transacción. También minimizas los riesgos al ir o regresar con dinero, cuando el recorrido es corto, y lo haces en un ambiente familiar en el cual, eventualmente, alguien te puede prestar ayuda, pues eres una persona conocida por ahí; tus propios familiares o compañeros están muy cerca y pendientes de ti. Es por esto que los bancos se acercan cada vez más a los potenciales clientes en las zonas comerciales, industriales o residenciales.
  • Abre una cuenta corriente si realmente la necesitas. Seguramente compartirás mi criterio de que no es necesaria una cuenta corriente para girar dos cheques en el mes y más aún si debo recurrir a alguien para que me preste el dinero requerido para el depósito de apertura de la cuenta. Igualmente, es preferible mantener una sola cuenta bien llevada antes que varias cuentas pequeñas; a no ser, claro está, que manejes ingresos de negocios diferentes.
  • La firma que registras en el banco, para disponer de tus fondos mediante el giro de cheques, es conveniente que corresponda a la que figura en tu cédula de ciudadanía o documento de identificación personal; debido a que cuando giras algún cheque, normalmente, solicitan tu identificación para cotejarla. En el caso que tu documento de identificación sea un tanto antiguo y estés firmando diferente a como allí aparece: Es aconsejable actualizar previamente tu documento de identificación.
  • Notifica tan pronto como puedas, al banco, cualquier cambio de dirección para que obtengas en forma oportuna cualquier posible notificación. De manera especial, registra un número telefónico; aunque sea de un pariente o amigo cercano, dejando constancia del particular, para las notificaciones urgentes.
  • No es necesario que seas un entendido en materia legal o financiera para que no tengas problemas en el manejo de tu cuenta corriente. Creo, sin lugar a dudas, que si únicamente repasas, con cierta frecuencia (unas dos veces al año), el contrato de apertura de la cuenta corriente y las instrucciones que constan en cada chequera que te entrega el banco, no tendrás mayor inconveniente.
  • Los cheques tanto locales como internacionales, que depositas en tu cuenta corriente, el banco los recibe como "valor al cobro"; por lo tanto es necesario verificar que se hayan hecho efectivos, antes de girar, para evitar un posible protesto. Recuerda que "NO EXISTE DEVOLUCIÓN POR FONDOS NO EFECTIVADOS; sino que se protesta por insuficiencia de fondos". Especial cuidado debes tener, en este particular, cuando depositas cheques sobre el exterior; los cuales se hacen efectivos en aproximadamente veinte días.
  • Cuando realices depósitos en tu cuenta corriente con cheques de entidades oficiales, certificados o de gerencia (locales o sobre el exterior) es conveniente que saques copia de los indicados cheques y comuniques el particular a tu oficial de crédito, o al funcionario autorizado, para una posible concesión de línea de efectivo o de crédito, en forma inmediata.
  • Llena correctamente tu papeleta de depósito, con la fecha del día. De preferencia, llévela llenando en tu propia casa u oficina. Entrega tu depósito únicamente al cajero o cajera de la ventanilla del banco. No entregues el dinero a algún aparente comedido que te quiere dar depositando, ya que puede ser un ladrón. Tampoco realices cambio de billetes ni descuides tu dinero por recoger algún billete del suelo, debido a que te pueden hacer el clásico "paquetazo" o quitarte tu dinero. Cuando lleves cantidades fuertes (superiores a los cien salarios mínimos vitales generales) solicita a ser atendido directamente en la bóveda; procura ir acompañado, a diferentes horas y por diversos recorridos.
  • Revisa siempre, de manera prolija, tanto los cheques que giras como aquellos que recibes. Muchas veces regresan los cheques por pequeños defectos de forma y puede resultarte difícil localizar al girador para pedirle que te entregue otro cheque. Revisa, de manera especial: Que coincidan la cantidad en letras con la cantidad en números, que tenga el lugar donde se gira, que la fecha sea correcta, y compara la firma estampada con la del documento de identificación personal del girador. Obtenga, adicionalmente, un número telefónico para cualquier eventualidad. Si la cantidad es representativa consulta al banco si el cheque tiene fondos, cámbialo inmediatamente, o solicita un cheque certificado a tu favor. Los cheques, en el Ecuador, deben cumplir con las normas de estandarización; lo que podrás comprobar viendo si tiene grabados los caracteres magnéticos, en la zona inferior del mismo.
  • Para cubrir cualquier eventualidad como un saldo mal arrastrado o un cheque no descontado, o para cancelar algún servicio como las planillas de luz, agua, teléfono, Internet, cable, chequera preimpresa o cualquier otro que hayas autorizado, es conveniente que mantengas siempre un saldo mínimo en tu cuenta corriente. Tú mismo lo determinarás fácilmente con el tiempo; creo prudente recomendarte que inicialmente este valor sea el equivalente a un salario mínimo vital general. Ten presente que algunos bancos exigen un promedio mínimo de saldos para que puedas continuar como su cuentacorrentista.
  • Cada que recibas una nueva chequera: Descuenta su valor, verifica que los cheques estén completos y que exista un formulario para solicitar una nueva cuando ésta se termine. Verifica también: Que el número de cuenta sea el a ti asignado, que la personalización contenga tus datos personales y que tenga caracteres magnéticos en la zona inferior de los cheques. Solicita con tiempo tu chequera; recuerda que a veces puede demorar su preparación y entrega, lo que te puede ocasionar inconvenientes. Cruza los cheques en tu poder para que nadie les pueda cobrar por ventanilla, en caso de pérdida o robo.
  • Al girar un cheque: Despréndelo de tu chequera y llénalo sobre el porta chequera; esto evitará que los rasgos de tu firma queden marcados en el siguiente cheque de tu libretín. Nunca dejes espacios en blanco ni antes ni después de la cantidad girada, tanto en números como en letras. En lo posible, evita girar cheques al portador; especialmente a desconocidos.
  • Para evitar lavados químicos y alteraciones: Gira el cheque con tinta de estilógrafo, crúzalo, asienta firmemente el bolígrafo (si tienes que usarlo), y protege los valores expresados en números y letras con cinta adhesiva transparente.
  • Si utilizas sello de antefirma: Mantenlo bajo tu control exclusivo en un mueble con llave y resistente al fuego, o en una caja de seguridad.
  • Si no utilizas el talonario de tu chequera, te verás en graves aprietos por desconocer el saldo real de tu cuenta corriente. Nunca te bases en el saldo que te informan en el banco, por cuanto éste no es real; debido a que, normalmente, no están cobrados todos los cheques. Cuando por alguna eventualidad, que sería deseable no te sucediera, se pierda o te roben la chequera: Comunica de inmediato al banco, por escrito, para que sean anulados y deja de manejar la cuenta por unos treinta días, hasta que puedas determinar, con cierta seguridad, el saldo de la misma. Cuida bien tu chequera: Tú eres responsable por el uso indebido que de ella se haga, mientras no avises al banco de su pérdida o robo; lo que te puede ocasionar serias molestias y pérdidas económicas.
  • Cuando no estés conforme con el pago realizado y solicites al banco la revocatoria del pago de algún cheque: No olvides que su valor queda debitado de tu cuenta hasta que arregles el problema y devuelvas el cheque al banco, luego de anularlo convenientemente, con una solicitud para que se te reintegren esos fondos, o hasta que un juez resuelva sobre el destino de dichos fondos, o hasta que transcurran doscientos días sin que se presente reclamo alguno sobre este hecho. No destruyas estos cheques; llévalos al banco, anulados, para que te acrediten su valor. Cuando se trate de cheques extraviados, por ley, estás obligado a comunicar por escrito al banco este particular solicitando que no sean pagados. El valor queda bloqueado; espera a que transcurra el tiempo que te indiquen en el banco y que te vuelvan a acreditar los fondos, para que puedas entregar un nuevo cheque al beneficiario; luego de descontar el valor de las publicaciones, en caso de que estas hayan sido necesarias, más la comisión respectiva.
  • Recuerda que, en Ecuador, el plazo de presentación de un cheque es de veinte días (si son girados en exterior, este plazo se amplía a noventa días) y las acciones por falta de pago pueden ejercerse hasta doscientos días después de girado, siempre y cuando haya sido presentado al cobro dentro del indicado plazo de presentación (hasta un año después de este último plazo, puedes iniciar acción de enriquecimiento ilícito). Un cheque caduca y ya no puede ser cobrado en el banco cuando tiene más de trece meses de girado (Referencia: Artículos 25, 50 y 58 de la Ley de Cheques). Excepto los cheques certificados y de gerencia.
  • Por tu bien: ¡NO GIRES CHEQUES POSFECHADOS, EN GARANTÍA, NI PRESTES CHEQUES EN BLANCO!... Sin más comentarios: El noventa por ciento de las cuentas cerradas son consecuencia de lo señalado. El cheque es pagadero a la vista y siempre está presente la excusa de que "yo no lo presenté al cobro, sino que lo entregué a otra persona" o que "el empleado le ha depositado, por error". Espero que a ti no te suceda; considero que es un riesgo que no se debe correr. Cuando se notifica un cierre de cuenta, aunque consigas la rehabilitación, quedas registrado en el boletín de personas sancionadas, que emite la Superintendencia de Bancos, para siempre; al igual que en la Central de Riesgos. Si por alguna eventualidad te protestan algún cheque lleva éste al banco, convenientemente anulado, tan pronto como puedas, y justifica el hecho.
  • Mensualmente, apenas recibas tu estado de cuenta, es aconsejable realizar una conciliación o comprobación del saldo de tu cuenta corriente. Es una tarea muy sencilla y no te quitará mucho tiempo, sin embargo te dará mucha seguridad en el manejo de tu cuenta. Realiza las siguientes operaciones, en cualquier hoja de papel (Si prefieres, para esta tarea, utiliza una hoja de cálculo que está a tu disposición haciendo clic AQUÍ y descargándola):
  • Anota el saldo final de tu estado de cuenta.
  • Revisa, con el estado de cuenta, los cheques cobrados y márcalos en el talonario de tu chequera. Detalla los cheques girados no cobrados y determina su total.

CHEQUES GIRADOS, NO COBRADOS
        Número     Valor
        ..............     ..............
        ..............     ..............
        ..............     ..............
Compara todos los depósitos y otros créditos de tu estado de cuenta con las correspondientes entradas de tu chequera. Detalla los depósitos no registrados y, de igual manera que en el literal anterior, calcula el total.
DEPÓSITOS NO REGISTRADOS
        Fecha     Valor
        ..............     ..............
        ..............     ..............
        ..............     ..............

  • Suma al saldo final (Literal "A") los depósitos no registrados (Literal "C") y resta los cheques girados no cobrados (Literal "C"). El saldo así obtenido, DEBE SER IGUAL AL DE TU TALONARIO DE CHEQUES, a la fecha de cierre, luego de restar cualquier débito y sumar cualquier crédito que figure en el estado de cuenta y que no hayas registrado oportunamente.
  • Si tienes algún valor no registrado en tu chequera, de los señalados en el literal anterior, realiza la correspondiente investigación hasta que te sientas conforme.
  • La cuenta corriente constituye tu flujo de caja y es el fiel reflejo de tu situación financiera. Cuídala y obtendrás capacidad crediticia. En casi todos los bancos, el monto máximo de los préstamos que te otorgan está en relación directa con el saldo promedio que hayas mantenido en tu cuenta corriente en los últimos seis meses; igual análisis realizan para la renovación de una operación crediticia. También la categoría de tu cuenta corriente se determina fundamentalmente por el saldo promedio de la misma, entre otras cosas.
  • Debes girar sobre los fondos disponibles que mantienes en el banco y no depositar, angustiosamente, a última hora, lo que has girado". Cuando requieras un sobregiro o un préstamo es conveniente solicitarlo con la debida anticipación y esperar a que esté acreditado en tu cuenta corriente, antes de girar sobre dichos fondos. No es suficiente que esté aprobado, debido a que puede no acreditarse por situaciones de liquidez del banco, por ejemplo, y tus cheques resultarían protestados.
  • Los cheques certificados siempre tienen un beneficiario y pueden ser cobrados sólo por éste; no son negociables o transmisibles por endoso. Cuando certificas un cheque, el banco debita de tu cuenta el valor del mismo; por consiguiente, si este no es utilizado: NO LE DESTRUYAS, llévalo al banco para que anulen la certificación y te acrediten su valor
  • Prácticamente te da lo mismo el cancelar o renovar una obligación a su vencimiento o un día antes, ¿verdad?... Pues, hazlo siempre un día antes y deja sentado un buen antecedente en tu historial crediticio. Cuando vayas a renovar cualquier operación: ¿Te cuesta mucho hablar por teléfono con tu oficial de crédito, o funcionario competente, para negociarla con quince días de anticipación?... Procede así y asegurarás futuros servicios, por parte del banco, como cliente calificado. Tu buena fama te precederá y obtendrás una gran imagen con estos pequeños detalles.
  • Cuando por alguna eventualidad has girado un cheque que el banco lo DEVUELVE por algún defecto de forma: Corrige el particular con una aclaración fechada y firmada al reverso del mismo, y solicita que lo presenten nuevamente al cobro pues el banco tiene bloqueados los fondos para el efecto. Si tienes que canjearlo con otro cheque: No lo destruyas; llévalo al banco, debidamente anulado, para que te acrediten su valor.
  • Si utilizas tarjeta de débito (o tarjeta de crédito): No la expongas al sol, ni la rayes, ni la dobles. Evita los campos magnéticos fuertes (como parlantes, imanes, detectores de metales, etc.), pues se borrará tu información personal. La clave debes memorizarla y destruir el documento impreso que te entrega el banco; nunca lleves la anotación de tu clave junto con la tarjeta. No sólo la tarjeta debe ser protegida, sino también la clave; por ningún concepto la digites ante terceras personas. Recuerda, finalmente, registrar tus transacciones con tarjeta de débito en el talonario de tu libretín de cheques; si los espacios del anverso se llenan, utiliza el reverso.

Noticias y Sugerencias

Enlaces de interés