como tributarEs función primordial del Estado fortalecer al sector productivo privado y velar por el bienestar general de todos sus ciudadanos, NO lo contrario... El artículo sexto del Código Orgánico Tributario ecuatoriano dice:

FINES DE LOS TRIBUTOS.- Los tributos, además de ser medios para recaudar ingresos públicos, servirán como instrumento de política económica general, estimulando la inversión, la reinversión, el ahorro y su destino hacia los fines productivos y de desarrollo nacional; atenderán a las exigencias de estabilidad y progreso sociales y procurarán una mejor distribución de la renta nacional.

El Estado NO es tu enemigo… pensar que SÍ (en aspectos tributarios), es otro arraigado pero infundado mito; con la ventaja que depende de nosotros mismos desterrarlo de nuestras mentes y obligar a las autoridades a proceder en consecuencia. Queremos un Estado paternalista y conseguimos ciudadanos limosneros, cada vez más numerosos… cuando lo que debemos exigir es que el Estado asuma su verdadero rol de generar un entorno macroeconómico seguro y dinámico donde haya mayores posibilidades de generación de empresas y de surgimiento de emprendedores de éxito. También tenemos la tendencia a culpar al Estado de todos nuestros males; cuando conviene mejor pensar en que uno, por sí mismo, puede emprender y desarrollar, invertir, arriesgarse, buscar recursos y, sólo entonces, solicitar apoyo a un Estado socio, promotor. Afrontemos, cada uno, nuestra propia responsabilidad y trabajemos por mejores días para nosotros mismos, para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos…

  • TODOS podemos optar por estas sencillas y efectivas alternativas, para mantener una armoniosa y mutuamente beneficiosa relación con el Estado: Ingresa a la formalidad Por el alto grado de desempleo se está produciendo una gran proliferación de la actividad comercial informal; la misma que se priva de disponer de herramientas administrativas, como la contabilidad, por el elevado costo que significa contratar un contador de planta y por la creencia de que la contabilidad le obliga al pago de impuestos. Son las leyes las que te obligan al pago de impuestos; la contabilidad más bien puede ayudarte a prever este aspecto y evitarte confiscaciones, prisiones y recargos innecesarios en el pago de tus obligaciones tributarias. Recuerda que las infracciones tributarias están clasificadas en: Delitos, contravenciones y faltas reglamentarias. La informalidad no te libera de la responsabilidad de cumplir con una serie de obligaciones legales. Adquiere cultura tributaria y comprueba que no resultas perjudicado sino más bien beneficiado con tranquilidad, con créditos dirigidos al sector productivo, con acceso al mercado de capitales, con la posibilidad de emprender en actividades que solo no podrías realizarlas, con actividad lícita de la que tu familia no tendrá que avergonzarse, y con las deducciones que la propia ley te concede. Aún en la micro y pequeña empresa no se justifica, por efecto de la relación costo/beneficio, tener un contador de planta en su nómina de personal; por lo que los servicios externos de contabilidad constituyen una alternativa económica para sus presupuestos y para mantener la competitividad con el abaratamiento de los costos. Por eso, pensando en ti, he diseñado un innovador sistema de contabilidad externa con garantía de satisfacción total, del que te puedes informar en nuestra oficina virtual: www.contabilidad-ecommerce.com.
  • Paga oportunamente tu obligaciones tributarias, de manera especial los impuestos retenidos o percibidos Tu cumplimiento oportuno en el pago de las obligaciones tributarias logrará que seas considerado como un contribuyente al que no se le debe fastidiar innecesariamente; esto no significa que no te vayan a revisar, eventualmente, en cumplimiento de la función verificadora. Pero aún en esta circunstancia, podrás demostrar que tienes todas tus cuentas en orden y debidamente documentadas. Especial cuidado debes tener en el cumplimiento oportuno del pago de las retenciones (por impuesto a la renta y por IVA) y de los impuestos indirectos (IVA); pues no son pagos que los realizas de tu peculio, sino producto del pago de terceros que por disposición de la ley permanecen temporalmente en tu poder. El retraso de más de 10 días en el pago, de los impuestos retenidos o percibidos, se considera defraudación y constituye, adicionalmente, una disposición arbitraria de fondos públicos. Guarda la documentación de respaldo Todas tus transacciones financieras deben estar respaldadas por un documento de venta válido, o documento fuente. Toda documentación que tenga relación con la determinación de cualquier tributo, debes guardarla en forma identificada y adecuada, con las debidas seguridades, preferentemente en archivadores resistentes al fuego. Recomiendo mantenerlos en tu poder por el lapso de 7 años; luego de los cuales conveniente incinerarlos, levantando una acta para constancia del hecho. Toma en cuenta que, inclusive en este aspecto, la formalidad te favorece debido a que: Si realizas tu propia declaración de impuestos, la facultad determinadora del Estado prescribe en 3 años (contados desde la fecha de presentación de tu declaración); caso contrario, en 6 años (contados desde la fecha en que venció el plazo para que presentes dicha declaración). Lleva adecuadamente tu contabilidad o tu registro de ingresos y egresos. por tu propia conveniencia
  • Están obligadas a llevar contabilidad (refrendada por un contador público legalmente autorizado) y declarar el impuesto en base a los resultados que arroje la misma todas las sociedades. También lo estarán las personas naturales y sucesiones indivisas que al primero de enero operen con un capital o cuyos ingresos brutos o gastos anuales del ejercicio inmediato anterior, sean superiores a los límites que en cada caso se establezcan en el Reglamento, incluyendo las personas naturales que desarrollen actividades agrícolas, pecuarias, forestales o similares. Según el Reglamento, están obligadas a llevar contabilidad, las personas naturales y las sucesiones indivisas que realicen actividades empresariales y que operen con un capital propio que al inicio de sus actividades económicas o al 1o. de enero de cada ejercicio impositivo hayan superado los USD 60.000 o cuyos ingresos brutos anuales de esas actividades, del ejercicio fiscal inmediato anterior, hayan sido superiores a USD 100.000 o cuyos costos y gastos anuales, imputables a la actividad empresarial, del ejercicio fiscal inmediato anterior hayan sido superiores a USD 80.000. Se entiende como capital propio, la totalidad de los activos menos pasivos que posea el contribuyente, relacionados con la generación de la renta gravada. Las personas naturales que realicen actividades empresariales y que operen con un capital u obtengan ingresos inferiores a los previstos en el inciso anterior, así como los profesionales, comisionistas, artesanos, agentes, representantes y demás trabajadores autónomos deberán llevar una cuenta de ingresos y egresos (llamada contabilidad simplificada y sustentada por documentos de venta válidos) para determinar su renta imponible.

La cuenta de ingresos y egresos deberá contener la fecha de la transacción, el concepto o detalle, el número de comprobante de venta, el valor de la misma y las observaciones que sean del caso y deberá estar debidamente respaldada por los correspondientes comprobantes de venta y demás documentos pertinentes; los mismos que deberán ser conservados por el lapso de siete años (que se cuentan a partir de la fecha de la declaración). En el caso de personas naturales que tengan como actividad económica habitual la de exportación de bienes deberán obligatoriamente llevar contabilidad, independientemente de los límites establecidos en el inciso anterior. El artículo 37 del Código de Comercio, determina que todo comerciante debe llevar contabilidad en los términos que establece la Ley de Régimen Tributario Interno.

Inclusive para estar exentos de pago del Impuesto a la Renta, las fundaciones y corporaciones sin fines de lucro creadas al amparo del Código Civil, deben cumplir los siguientes deberes formales: a) Inscribirse en el Registro Único de Contribuyentes; b) Llevar contabilidad; c) Presentar la declaración anual del impuesto a la renta, en la que no conste impuesto causado si se cumplen las condiciones previstas en la Ley de Régimen Tributario Interno; d) Presentar la declaración del Impuesto al Valor Agregado en calidad de agente de percepción, cuando corresponda; e) Efectuar las retenciones en la fuente por concepto de Impuesto a la Renta e Impuesto al Valor Agregado y presentar las correspondientes declaraciones y pago de los valores retenidos; y, f) Proporcionar la información que sea requerida por la Administración Tributaria.

Los contribuyentes que no hayan presentado sus declaraciones de impuestos o las declaraciones sustantivas requeridas por la Administración Tributaria, serán necesariamente sujetos de Auditoría Tributaria; la misma que se inicia con la correspondiente orden de determinación notificada al sujeto pasivo. Entrega oportunamente la información requerida Siempre que exista una orden de la autoridad competente de la respectiva Administración Tributaria, estás obligado a comparecer como testigo, a proporcionar informes o a exhibir documentos que tengas en tu poder, sea como persona natural o como representante de una entidad (jurídica o sin personalidad jurídica), para la determinación de la obligación tributaria de otro sujeto. Esta información no podrá requerirse a los ministros del culto, en asuntos relativos a su ministerio; a los profesionales, en cuanto tengan derecho a invocar el secreto profesional; al cónyuge, o conviviente con derecho, y a los parientes dentro del cuarto grado civil de consanguinidad y segundo de afinidad. Utiliza y exige documentos de venta válidos Este es un mecanismo idóneo para que, en lugar de quejarte por la desleal competencia de los informales, realices tu aporte personal hacia la formalización de la economía. Si todos exigimos nuestra factura, o documento de venta válido, al realizar una compra, no podrá existir el sector informal, ¿verdad?... entonces, la responsabilidad es mutua.

Lucha por la igualdad de condiciones y oportunidades, no esperes que el Estado resuelva tus problemas. Adicionalmente, te beneficias utilizando el crédito tributario por el IVA pagado y deduciendo el gasto en tu declaración de impuestos. No trates al fisco como tu enemigo Los problemas fiscales se generan por múltiples razones como pueden ser los errores al calcular los impuestos, el no pagar alguno por desconocimiento, el omitir o cometer errores en el cumplimiento de alguna obligación, por negligencia, ignorancia e, incluso, hasta por actos de fraude de parte de los empleados. NO SE PRODUCEN PORQUE EL FISCO SEA TU ENEMIGO… como indicamos al comienzo, si cumples oportuna y adecuadamente con tus obligaciones, siempre será tu aliado. Debes saber que estás protegido por la ley. En el caso extremo de abuso de la Autoridad Tributaria, como contribuyente, puedes incluso presentar una demanda exigiendo el pago de los daños y perjuicios que te causó la auditoría; como pueden ser los honorarios de la defensa, la pérdida de clientes, la entrega de fianzas, avalúos, copias, gastos de viaje, demandas laborales, daño moral, lucro cesante, reintegro del pago indebido con los correspondientes intereses, etc.

Trata a los funcionarios fiscales con respeto; pero, a su vez, exígeles que ellos también se apeguen a la ley. Tómate el tiempo que la ley te concede para atender sus peticiones, de preferencia por escrito, como son: Proporcionarles copias y otros documentos acordes con la revisión que están realizando; esto es lo único a que estás obligado como contribuyente. Para reducir la incomodidad de acudir a las oficinas del Fisco o de tratar con sus fedatarios puedes solicitar a tu contador o a tu abogado que lo asesore o acompañe cuando debas tratar con dichas autoridades. Finalmente, es importante que conozcas que no estás obligado a acudir a las oficinas del Fisco si no existe un mandamiento escrito para el efecto y, menos, acudir a un lugar diferente al recinto de ellos. No cumplas con tus obligaciones fiscales porque te agrada el gobernante de turno (éstos, siempre se desgastan en el poder); sino por responsabilidad cívica, y para el bienestar tuyo y de tu familia. Realiza tu propia planeación fiscal, con los mejores profesionales que tu presupuesto pueda pagar Una vez al año, de ser posible. Al menos una vez, al inicio de tu negocio o, eventualmente, cuando tú mismo lo consideres necesario, realiza una planeación fiscal exclusiva, a tu medida. Contrata a un experto en materia fiscal para que realice un diagnóstico preventivo y correctivo y, periódicamente, solicítale que actualice dicho diagnóstico. Especial atención merecerán las operaciones de mayor importancia, las altamente repetitivas, aquellas en donde se sabe existe una probable controversia y en donde no hay claridad en las disposiciones fiscales o se involucra a los dueños de la empresa. Otra gran ventaja del outsorcing: Lo que no lo puedes tener a tiempo completo, lo puedes tener eventualmente, LO MEJOR, ¿no crees que te lo mereces? Además, sólo así podrás triunfar en un mundo globalizado, integrado y sumamente competitivo. Por lo general, la combinación perfecta para diseñar una planeación fiscal se logra con la participación de un Contador Público y un Abogado, ambos fiscalistas, los cuales deberán cuidar que la estrategia esté apegada a derecho y, si hubiera algún motivo de controversia, ésta fuera resuelta por los Tribunales a favor del contribuyente. En los casos de controversia o duda, realiza una consulta formal a las autoridades fiscales; para que emitan una resolución que ratifique o rectifique el criterio que estás aplicando como contribuyente. Si tus activos, al cierre del ejercicio económico superan los US$ 1.000.000,00: Debes hacer dictaminar los estados financieros por un auditor externo calificado, para efectos fiscales y societarios. No te fíes en lo que te informan verbalmente los funcionarios de la Administración Tributaria Personalmente he comprobado que las personas que brindan información a los contribuyentes por parte de la Administración Tributaria, tanto por teléfono como personalmente, desconocen ciertos aspectos poco usuales (que es justamente lo que por lo general se consulta) de la normativa tributaria. Si esto sucede en las dependencias principales… imagina lo que pasa en las otras dependencias. Además, como no tienes constancia alguna, te lo pueden negar o ya no trabajar en la institución para cuando se presente tu problema. Normalmente, no lo hacen de mala fe; sino para salir del paso y no quedar mal. Algunos son novatos y nadie conoce todo. Si los funcionarios de gobierno estuvieran sumamente preparados al menos en el área que tienen bajo su responsabilidad, fueran siempre justos, objetivos, y buscaran la simplicidad para que los gobernados cumplieran con sus obligaciones fiscales… probablemente sería suficiente con su palabra; pero la verdad es que no es así.

Es esencial tomar en cuenta que, en cada país, las obligaciones y derechos solamente se tienen cuando están estipuladas por escrito en la ley. Revisa tú mismo las disposiciones legales; pues, para efectos legales, se presume que tienes conocimiento de las leyes penales tributarias. En aspectos muy importantes para ti, lo más recomendable es que verifiques el comentario o la opinión de los funcionarios fiscales con algún especialista en el área fiscal o, mejor aún, que utilices el mecanismo de la consulta formal. Para tu tranquilidad, cuenta siempre con un contador y un auditor de tu plena confianza En todo el mundo, especialmente en los países desarrollados, se está generalizando cada vez más el que las empresas subcontraten servicios especializados que no son propios de su negocio (OUTSORCING, TERCERIZACIÓN); y uno de ellos es, precisamente, el de contabilidad y auditoría. Se ha comprobado que existen muchas áreas donde el modelo de outsourcing es válido, y propiamente cuando no se tienen las habilidades al interior de la empresa, o mejor aún, cuando el proceso a ejecutarse se sale del objeto del negocio. Si llevas la contabilidad en tu propio negocio, es necesario inmovilizar recursos financieros para disponer de algunos activos fijos (computador, impresora, programa, mobiliario, espacio físico...) y cierto material de trabajo (materiales y suministros, energía, mantenimiento…), a más del elevado costo laboral del profesional correspondiente. Si contratas el servicio contable externo, a más de pagar exclusivamente por servicios efectivamente recibidos a tu entera satisfacción: Reduces tus costos fijos de operación, no necesitas el soporte de ingenieros de sistemas, no incurres en costos de mantenimiento y depreciaciones. Inclusive el costo del servicio externo puede resultarle menos oneroso (sin caer por debajo de los mínimos legales de la profesión). Todo esto te confiere ventaja competitiva ante negocios similares; pues libera recursos que se volverán productivos, generando una mayor eficiencia del negocio y la posibilidad de que puedas ofrecer menores precios, sin perjuicio de tu rentabilidad. Al tercerizar una parte de tu trabajo puedes ahorrar tiempo y pasar más tiempo concentrándote en maximizar tus oportunidades de ser mucho más eficiente en tu tarea específica y, de esta manera, ganarle a tu competencia.

Ten presente que la tarea principal de estos profesionales debe consistir en aplicar medidas proactivas para que disfrutes de la mayor satisfacción y tranquilidad en los aspectos contables, tributarios, societarios y administrativos de tus negocios; lo cual se logra con un trabajo profesional y oportuno, haciendo un seguimiento al cabal cumplimiento de la normativa legal, e implementando un fuerte mecanismo de control interno. Tenemos una oferta especial para ti, con todos estos beneficios; puedes informarte, sin compromiso alguno, en nuestra oficina virtual: www.contabilidad-ecommerce.com. 

Noticias y Sugerencias

Enlaces de interés